Equilibrio de la flora intestinal, clave para mantener un buen estado de salud

Equilibrio de la flora intestinal, clave para mantener un buen estado de salud


Categorías : Sistema Digestivo

Uno de los efectos no deseados de la ingesta de antibióticos, a menudo excesiva, es el desequilibrio que puede provocar en nuestra flora intestinal. Al igual que el estrés y la mala alimentación, un tratamiento basado en sustancias antimicrobianas puede alterar y destruir el ecosistema de bacterias que pueblan las paredes del intestino. En consecuencia, puede provocar estreñimiento, diarrea, infecciones y otros síntomas relacionados con el sistema endocrino y el sistema inmune. 

Este es un problema más vigente que nunca en la sociedad actual a causa de los hábitos alimentarios y los tratamientos médicos a los que nos sometemos para combatir infecciones.

Sin ir más lejos, España es el país de la Unión Europea que consumió más antibióticos en 2014, según un informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la Agencia Europea de Medicamentos y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades. En total, humanos y animales consumieron 3.291 toneladas de sustancias activas antimicrobianas.

No solo estamos expuestos a los medicamentos que ingerimos directamente cuando nos ponemos enfermos, sino también al abuso generalizado de desinfectantes y a los antibióticos que se administran a animales destinados a la producción de alimentos.

Esta lucha sin tregua contra las bacterias amenaza con empobrecer la población de nuestra flora intestinal.

La microbiota, una cuestión de diversidad

La flora intestinal, o microbiota, está formada por millones de bacterias, la mayoría de ellas beneficiosas, que cubren las paredes de nuestro intestino. De hecho, se calcula que el 99% de microbios de nuestro organismo se encuentran en el aparato digestivo y, en su conjunto, pueden llegar a pesar tanto como el cerebro humano.

Cuanto mayor es la biodiversidad de estos microorganismos en el intestino, más sana es nuestra microbiota intestinal y mejor puede cumplir sus funciones, que pueden resumirse en:

  • Barrera natural contra bacterias y virus nocivos.
  • Refuerzo del sistema inmunitario.
  • Digestión de carbohidratos.
  • Absorción de nutrientes.
  • Síntesis de la vitamina K y algunas vitaminas del grupo B.
  • Transformación de algunos productos de desecho en sustancias útiles para el cuerpo.

Probióticos para proteger la flora intestinal

Ante los ataques que los hábitos de vida y las enfermedades pueden cometer contra la fauna de nuestra microbiota, los probióticos constituyen una solución para evitar problemas intestinales y restaurar el orden, especialmente en momentos de cambio de dieta, inicio de tratamiento médico, estrés o práctica deportiva intensa.

La SEPYP (Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos) define estas sustancias como “microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud del hospedador”. Son bacterias o levaduras que podemos encontrar en alimentos, medicamentos y complementos alimenticios.

Algunas cepas de probióticos se han demostrado eficaces en la prevención y tratamiento de trastornos gastrointestinales como:

  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Intestino irritable.
  • Inflamación intestinal.

La eficacia del probiótico

La eficacia de los productos probióticos para mantener el equilibrio de la flora intestinal depende de múltiples factores: la propia formulación de la cepa, la vida útil de las bacterias que componen el complemento alimenticio, su capacidad para sobrevivir dentro del estómago y su propia actividad una vez han logrado llegar al intestino.

En este sentido, avances como la tecnología PROBIOACT sacan el máximo provecho de las formulaciones probióticas garantizando la supervivencia del producto almacenado a temperatura ambiente. El producto probiótico Bilambil utiliza esta tecnología y se compone de Megaflora 9, una mezcla de nueve cepas probióticas que se caracterizan por su resistencia. Cuentan, además, con una serie de nutrientes y enzimas que aseguran su viabilidad y eficacia al llegar a su destino.

Así pues, a su paso por el estómago, las bacterias que aporta Bilambil sobreviven a los fluidos digestivos y se mantienen en estado activo, produciendo ácido láctico, ácidos grasos de cadena corta y otros metabolitos. Al mantenerse nutridas, las bacterias pueden multiplicarse de forma rápida en el intestino y mejorar su eficacia. 

Profesionalidad

Más de 30 años de experencia

Atención al cliente

De Lunes a Viernes de 8:00 - 15:00 h

Calidad

Ingredientes naturales de alta calidad

Fabricantes

Sin intermediarios

Pago Seguro

Pagos 100% seguros

Entregas en 24/48h

Días laborables, de lunes a viernes
© 2020 Dimefar